abajo arriba
 VADEMECUM  REMER
 Picaduras de animales

El contenido de este capítulo sobre "picaduras de animales" tiene carácter meramente informativo.

Generalidades
Reptiles
       La inoculación del veneno
       Síntomas que provoca
       Primeros auxilios
       Tratamiento médico
       Prevención

Insectos
       Síntomas que provoca
       Primeros auxilios
       Prevención

Arácnidos
       Escorpión:   Hábitat   Síntomas   Primeros auxilios   Tratamiento médico   Prevención
       Arañas y Tarántulas:   Hábitat Síntomas   Tratamiento   Prevención

Miriápodos
       Hábitat
       Síntomas
       Prevención

Animales marinos
       Medusas:   Hábitat   Clases   Síntomas   Tratamiento   Prevención
       Araña de mar:   Hábitat   Síntomas   Tratamiento   Prevención
       Raya:   Hábitat   Síntomas   Tratamiento   Prevención

Cuadro resumen de síntomas y conducta a seguir


Generalidades 

    Frecuentemente en el hogar, en el jardín o en la naturaleza se producen picaduras o mordeduras de animales que pueden inocular distintos tipos de veneno. Algunos de ellos son tóxicos para el hombre en general, pero otros solo revisten peligro para aquellas personas que sean alérgicas a un determinado veneno animal.

    Es importante, pues, hacer hincapié en este concepto de la alergia. Hay personas que son alérgicas a uno de estos venenos y reaccionan de forma grave frente a una picadura de un insecto cuya picadura es de escasa importancia, como la abeja, la avispa o el abejorro. No es que el veneno en ellos cause mas síntomas o sea de mayor gravedad que en otras personas no sensibles, sino que en ellos reacciona de esa manera, como lo haría una persona alérgica al polen al salir en primavera a un campo con flores. Hay personas que conocen su alergia y conocen las repercusiones de la picadura; hay otras personas que se acuerdan de picaduras anteriores y por último hay otros que no recuerdan ninguna picadura anterior.

    Como para este fenómeno alérgico es necesario un contacto previo con el veneno se requeriría que la persona hubiese sido picada por el mismo animal anteriormente.

    Se pueden clasificar a los animales venenosos en varios grupos, y lo haremos conforme a los géneros a los que pertenezcan. Los agruparemos en los siguientes apartados:

        - Reptiles
        - Insectos
        - Arácnidos
        - Miriápodos
        - Animales marinos

    Solo se hará hincapié en los animales que con frecuencia producen picaduras en España, descartando muchos otros que no existen en nuestras latitudes.

arriba

Reptiles 

    En España poseemos un número muy elevado de serpientes venenosas: de un total de trece especies, cinco son venenosas; y de estas cinco, tres corresponden a la familia Viperidae y dos a la Culebridae.

    Las especies de Viperidae son:

Vipera latastei o
víbora hocicuda
Vipera aspis o
víbora áspid
Vipera seoanei o
víbora cantábrica

    Estas víboras son animales tímidos de hábitos crepusculares que sólo atacan al hombre cuando se encuentran acorraladas o sin salida. Para morder disparan su cabeza y cuello a gran velocidad y la huella del mordisco suelen ser dos incisiones paralelas de 2 mm. de longitud y separadas más de 6 mm. Las mordeduras de las víboras españolas son menos graves que las de los grandes vipéridos africanos.

    Suelen habitar en zonas relativamente secas, con hojarasca, rocosas y no demasiado soleadas. Ante la presencia del hombre suelen recurrir a la huida, y rara vez le hacen frente. En España la víbora europea habita en Galicia, León, Cornisa Cantábrica y País Vasco, la víbora áspid habita en el País Vasco, Pirineos y Cataluña y la víbora hocicuda habita en toda la Península Ibérica excepto en la Cornisa Cantábrica y Pirineos.

    Las especies de Culebridaes son:

Macroprotondon cucullatus o
culebra de cogulla
Malpolon monspessulanus o
culebra bastarda o
de Montpellier

    Ambas son opistoglifos, es decir, tienen los colmillos venenosos ubicados en la parte posterior del maxilar superior. Al parecer, el veneno contribuye a inmovilizar a la presa durante la deglución. La posibilidad de que la mordedura de estas serpientes produzca un envenenamiento en el ser humano es remota.

    Estas son más agresivas, concretamente la Malpolon monspessulanus, y antes de atacar producen fuertes silbidos intimidatorios, pero cuando muerden, la inoculación del veneno se ve dificultado por la posición de sus "colmillos". Las huellas del mordisco son puntiformes y distanciadas entre 10 y 18 mm. Se sabe que el veneno de esta culebra es neurotóxico, pero se carece de información acerca del curso clínico que podrían tener las mordeduras venenosas en el ser humano. Si tal mordedura se produjera, el tratamiento sería sintomático.

   Es la serpiente más grande de Europa: puede medir entre 1 y 2 metros. El hábitat de las culebras es más amplio que el de las víboras, ya que viven también en ambientes húmedos. Ante la presencia humana suelen huir, pero en ocasiones les hacen frente, e incluso se han dado casos de ataque a niños pequeños.

Pupilas
CULEBRA VÍBORA
Cabeza
CULEBRA VÍBORA

Dorso de las víboras
V. Seoanei V. Aspid V. Latastei


 La inoculación del veneno

    Se produce por la mordedura que se origina al intentar coger estos reptiles, pero también se puede dar de manera imprevista, accidental. Solo es probable que se produzca en los meses de verano, ya que hibernan. Probablemente menos de 50% de las mordeduras se asocian a la inyección del veneno.

Por lo general, este tipo de mordeduras son frecuentes y graves en algunas zonas geográficas, pero afortunadamente la mortalidad es escasa, estando por debajo del 1%.

    La gravedad de la mordedura está en relación con la potencia del veneno, la cantidad del mismo y el peso, patología previa y zona de la inoculación de la persona afectada. Siendo lógicamente más grave en niños y aún más en lactantes, puede ser peligrosa en ancianos y personas inmunodeprimidas.

    No todas las mordeduras de víbora son venenosas. Aproximadamente los vipéridos sólo logran inyectar veneno en uno de cada dos ataques.

 Síntomas que provoca

    El miedo y la aprensión, en muchos pacientes, son responsables de manifestaciones clínicas difíciles de distinguir de las causadas por el propio veneno (nerviosismo, agitación, temblores, parestesias por hiperventilación, taquicardia, sequedad bucal, sudoración, diarrea, dolores variados ..). Estas manifestaciones pueden presentarse aunque la serpiente no sea venenosa.

Síntomas locales.

La huella de la mordedura suele ser dos pinchazos separados entre 6 y 10 mm. Dolor inmediato y de intensidad variable en el lugar de la mordedura. Entre 15 y 30 minutos aparece la zona amoratada y al cabo de una hora surge gran inflamación, que en ocasiones se extiende hasta la raíz del miembro afectado. Secundariamente puede darse necrosis, casi siempre superficial, en la zona mordida. La regresión de la inflamación es lenta y puede durar varias semanas

Síntomas generales

Se producen manifestaciones digestivas, como vómitos, dolor abdominal, diarrea, sed intensa y tendencia al shock. Las formas mas graves no son frecuentes, pero se pueden producir en niños de corta edad, tras la mordedura con inyección intravascular de veneno o mordedura a nivel de cabeza o cuello. Estas formas presentan inflamación grave y extensa con situación de shock y aparición de hemorragias. En ocasiones puede producirse una depresión neurológica, aunque es raro el coma. También pueden aparecer arritmias cardíacas, cefaleas, trastornos respiratorios y otras sintomatologías de gravedad. Este grave cuadro suele durar 36 horas de evolución y con frecuencia son los que producen casos mortales.

 Primeros auxilios

    El tratamiento a instaurar incluye las siguientes medidas:

- Reposo de la victima, tranquilizarle informándole que las serpientes españolas no son muy peligrosas, e inmovilizar la parte afectada en una postura cómoda. Es aconsejable matar el animal (evitando ser mordido) para poderlo transportar junto con el accidentado, con la finalidad de determinar el tipo de ofidio de que se trate, así como su peligrosidad. En la medida de lo posible no aplaste la cabeza del mismo, pues ahí residen gran parte de las características morfológicas que le identifican.

- Desinfección de la herida utilizando antisépticos locales.

- Colocación de una ligadura que comprima ligeramente el miembro afectado por la picadura por encima del lugar de inoculación del veneno. Dicho torniquete se podrá mantener como máximo dos horas, aflojándolo 30 segundos cada 10 minutos. En caso de mordeduras sobre cara, cabeza o cuello se realizará una presión firme y uniforme sobre la herida para retardar la absorción del veneno. Las ligaduras deberán realizarse con una banda de unos 5 a 10 cm. de ancho que imposibilite la circulación superficial pero no la profunda. Verifique siempre que haya pulso por debajo de la banda y quítela si el miembro se pone morado o se hincha en exceso.

- La incisión de la zona mordida, que era aconsejada hasta hace poco, hoy es rechazada por la mayoría de los autores por inútil y peligrosa, ya que aumenta la superficie de difusión del veneno y los riesgos de infección y de necrosis. La succión sobre la herida se considera hoy también ineficaz ya que extrae poca cantidad del veneno y es peligrosa si se realiza con la boca puesto que podría absorberse por lesiones existentes en la cavidad bucal.

- La aplicación de frío sobre la zona es aconsejable, ya que disminuye la difusión del veneno e inactiva la actividad de las enzimas responsables de la respuesta local inflamatoria. Sin embargo, está contraindicada en la actualidad la aplicación subcutánea de vasoconstrictores, dado que aumenta la posibilidad de necrosis local y las complicaciones sobre la parte afectada.

- Se trasladará inmediatamente al intoxicado a un centro sanitario en condiciones de absoluto reposo, pues el ejercicio muscular del miembro afectado aumenta el riesgo sanguíneo de dicha zona y puede producir una rápida distribución del veneno por todo el organismo.

    Si no ha sido posible identificar al animal, hay dos criterios clínicos útiles para saber si la mordedura era venenosa o no:

- Las mordeduras de las culebras pueden no dejar señal o dejar las marcas de pequeños dientes dispuestos más o menos en semicircunferencia, pero las mordeduras de las víboras suelen dejar las marcas de los dos colmillos. Según la distancia entre éstos es posible calcular el tamaño del animal y con ello suponer aproximadamente la magnitud del empozoñamiento. Una distancia inferior a 8 mm indica que se trata de una serpiente de tamaño pequeño, entre 8 y 12 mm indica tamaño medio y superior a 12 mm indica tamaño grande.

- Si transcurridos 20 minutos desde el momento de la mordedura el paciente no presenta dolor intenso y edema en el punto de la mordedura, debe suponerse que la serpiente no inyectó veneno. Este criterio es válido para todas las víboras de Europa, pero no para las serpientes de otros continentes.

  Tratamiento médico

    En el centro sanitario se aplicarán las siguientes medidas:

- Aplicación de antisépticos con antibióticos de amplio espectro.

- Instauración de un tratamiento con antibiótico de amplio espectro.

- Vacunación y profilaxis antitetánica (si el paciente no está inmunizado previamente).

- Analgésicos o sedantes por vía general.

- Los antihistamínicos y corticoides han sido utilizados profusamente en casos de picaduras por ofidios, a pesar de que no existen pruebas claras y evidentes de que sus efectos sean beneficiosos. En caso de que no se disponga de otras medidas terapéuticas, es recomendable su utilización. Por el contrario, los corticoides están plenamente indicados ante los accidentes alérgicos producidos frente al suero antiofídico.

- El desbridamiento de la herida está justificado en presencia de edema compresivo del miembro afectado. Sin embargo, no es frecuente que se presente este tipo de edema en las mordeduras producidas por las víboras existentes en nuestra zona.

- El uso de heparina esta justificado ante la aparición de graves alteraciones de la coagulación sanguínea.

- El suero antiofídico es el antídoto específico y constituye la terapéutica más eficaz ante las picaduras por víboras. Antes de proceder a su aplicación se realizarán pruebas anafilácticas, y se tendrá el pleno convencimiento clínico de que la mordedura ha producido inoculación de veneno (evidencia de inflamación local al cabo de una hora, edema local al cabo de 30 minutos después de la mordedura). El suero únicamente deberá utilizarse en medio hospitalario y bajo estrecho control médico.

- El tratamiento del resto de las manifestaciones será sintomático.

Prevención

a) Las excursiones por lugares rocosos en donde se tenga evidencia de la existencia de este tipo de animales se realizará protegiendo las partes inferiores de las piernas mediante zapatos o botas de material grueso, así como polainas de lona gruesa para la zona tibial, dado que la mayoría de las mordeduras se producen en las extremidades inferiores.

b) Deben evitarse las marchas nocturnas por zonas de hierba alta, maleza o zonas rocosas.

c) Evitar el acceso a cuevas o lugares rocosos sin previa inspección.

d) No matar serpientes de cualquier tipo de manera innecesaria, pues gran número de picaduras se producen en tales circunstancias.

e) No introducir la mano bajo piedras o huecos de las rocas sin haberse cerciorado de que no hay animales dentro.

f) Se tendrá a disposición un botiquín de emergencias con el material adecuado por si se produce este tipo de accidentes tóxicos, cuando se vayan a realizar excursiones o se visite una zona en donde abunde este tipo de animales.

arriba

Insectos 

    Se ha de destacar que existe un gran número de insectos que inoculan veneno y que hay otro número aún mayor que pican pero que no inoculan veneno. Por último, hay insectos, tales como mosquitos, chinches, garrapatas, piojos y otros, que pueden transmitir diversas enfermedades infecciosas por virus y bacterias. Aquí solo hablaremos de los más frecuentes entre los del primer grupo.

    En nuestro país, los insectos venenosos más frecuentes son:

Abeja Avispa
Ciertos tipos de hormigas Abejorros

  Síntomas que provoca

    La sintomatología que producen es leve, limitándose sólo a una afectación local con dolor, hinchazón y enrojecimiento de la zona de la picadura. Solo existiría peligro cuando alguien fuese picado de manera múltiple, es decir, por varios insectos a la vez (por ejemplo, un enjambre de abejas).

    Se ha de hacer referencia de nuevo al hecho de que existen personas alérgicas al veneno de estas picaduras, y que ellas cabe el desarrollarse un cuadro clínico que puede ser de extrema gravedad, por lo que es preciso que ante cualquier síntoma sospechoso en este sentido acuda con urgencia a un médico.

  Primeros auxilios

    El tratamiento de las picaduras simples no complicadas con procesos alérgicos es relativamente sencillo y consistirá en las medidas siguientes:

a) Limpiar y desinfectar la zona de la picadura.

b) Extraer el aguijón cuando éste se haya introducido en la piel y permanezca en la misma. Se hará con sumo cuidado y con unas pinzas finas previamente desinfectadas.

c) Aplicación de frío y antiinflamatorios locales.

d) Mantenga en reposo la zona de la picadura y el miembro afectado.

e) No aplicar remedios caseros, tales como barro, saliva, amoníaco y otros productos difundidos entre la población general. No son útiles o lo son en menor medida que una buena crema antiinflamatoria que contenga antihistamínicos, y pueden ser en ocasiones más perjudiciales que beneficiosos.

  Prevención

a) Protección, sobre todo en niños, con mosquiteros, lociones antimosquitos, productos ahuyentadores de insectos, etc.

b) Evitar permanecer en lugares donde exista agua estancada o alimentos expuestos a estos insectos.

c) Evitar prendas textiles cuya tonalidad sea amarilla, verde o de colores vivos, en zonas donde abunden los insectos.

d) Las personas alérgicas o sensibles a las picaduras de estos insectos deberían portar estuches de tratamiento. Asimismo, deben evitar zonas o jardines que estén en floración durante los meses de verano.

arriba

Arácnidos 

    Dentro de este grupo de animales, caracterizados entre otros aspectos por poseer ocho patas, en vez de las seis que tienen los insectos, se han de destacar tres por su especial toxicidad:

        - Escorpión o Alacrán
        - Araña
        - Tarántula

    Estos dos últimos (La araña y la Tarántula) los agruparemos por su relativa semejanza.

  Escorpión

    En España existen dos tipos de escorpiones:

Escorpión amarillo, de color claro y tono amarillento

Escorpión de cola amarilla, más pequeño, de color pardo pero con la cola de tonalidad más clara y viva

    El primero de ellos, en la edad adulta, puede llegar a medir hasta unos 10 cm como máximo, aunque lo normal es que oscile entre los 5 cm y 6 cm.

    El escorpión posee una larga cola, levantada hacia adelante y sobre el cefalotórax, con una uña al final de la misma, por donde inocula el veneno. Las picaduras son relativamente frecuentes en nuestro país, aunque dada la pequeña cantidad de veneno inoculado en cada picadura, rara vez produce sintomatología de gravedad. No todos los escorpiones segregan veneno de igual toxicidad, e incluso puede darse el caso de que haya picaduras sin inoculación del veneno.

  Habitat

    Suele vivir en zonas secas y pedregosas, no extremadamente frías, habitando en lugares oscuros y resguardados, huecos entre rocas o debajo de piedras grandes. En ocasiones puede verse a una familia completa debajo de una de ellas, aunque la hembra suele matar y devorar al macho y a las crías si no encuentra otro sustento. Tiene hábitos nocturnos, aunque si son molestados durante el día también llegan o ocasionar picaduras.

  Síntomas

    La inoculación produce una fuerte reacción local, con dolor agudo en la zona de picadura, inflamación y edema regional del miembro afectado.

    Esta inflamación cursa con enrojecimiento y tumeración de la zona y rara vez produce sensación de hormigueo en la parte expuesta. De forma excepcional, puede provocar la aparición de trastornos neurológicos, que suelen cursar con agitación, inquietud, desorientación, obnubilación y convulsiones. Todavía son más raras las manifestaciones más graves, que en todo caso se darían en niños muy pequeños (lactantes), ancianos o adultos inmunodeprimidos, y que consistirían en una grave depresión del sistema nervioso central, con coma e incluso parada respiratoria.

    Con frecuencia, la picadura provoca en el miembro afectado un gran edema, de carácter centrípeto, y en ocasiones calambres musculares, temblores y hormigueo (parestesias).

    Los escorpiones de zonas tropicales son más tóxicos que los de nuestro medio y son capaces de provocar espasmos laríngeos, fibrilaciones musculares, convulsiones, hipertensión, insuficiencia renal, arritmias cardíacas y un edema pulmonar que puede ser la causa de grave insuficiencia respiratoria que acabe con la vida del paciente.

    Los dos tipos de escorpiones o alacranes que existen en España no producen esta grave sintomatología, aunque pueden, de nuevo provocar afecciones alérgicas que complicarían el cuadro clínico y que requieren un tratamiento en medio hospitalario, incluso con suero específico (que no se halla habitualmente en nuestro país y es necesario importarlo).

  Primeros auxilios

a) Inmovilizar al individuo en especial la zona de la inoculación. Incluso si ha de ser trasladado, lo conveniente es fabricar unas parihuelas o andaderas (o, en caso de que se disponga de ello, en camilla).

b) Aplicar frío sobre el lugar de la inoculación (a ser posible una bolsa de hielo). La vasoconstricción que producirá retardará la absorción del veneno.

c) Aplicar una banda constrictora, que comprima tan sólo la circulación venosa superficial, sin afectar la circulación profunda del miembro afectado. Se recomienda utilizar hule de 1 mm. aproximado de espesor o un tubo delgado de goma de 3 mm. de diámetro. En ningún caso es útil la aplicación de esta banda 30 minutos después de la inoculación. Si la banda esta correctamente aplicada, no debería suprimirse hasta la instauración de un tratamiento específico por personal sanitario, pero cuando se trate de personal no adiestrado se recomienda mantenerla 15 minutos y después cambiarla de lugar, dejando un corto período de tiempo el miembro sin la misma.

d) No se recomienda la incisión en el lugar de la inoculación, por conllevar, en este caso, más riesgo.

e) Sería recomendable empezar a instaurar un tratamiento sintomático, si el sitio donde se ha producido la picadura se encuentra a bastante distancia de cualquier centro sanitario o del médico mas próximo. Para se recomienda (con las debidas reservas) la siguiente medicación:

1. Fármacos antihistamínicos: administrar por vía oral en forma de comprimidos o tabletas.

Dado que en el mercado español existen multitud de nombres comerciales y productos activos, no se especifica ninguno. La dosis a administrar, debe individualizarse en cada caso, aunque como regla general se indica que se debe seguir siempre lo indicado en el apartado de posología del prospecto del fármaco en cuestión.

2. Corticosteroides: administrar por vía oral (aunque lo ideal sería su administración intramuscular, creemos que es mejor dejar esa vía para personal sanitario especializado, por los riesgos que una inyección puede suponer cuando la pone alguien no habituado).

Puede administrarse algún corticoide de acción rápida, en forma de comprimidos de 4 mg a dosis de 0.2 mg/k de peso. No conviene sobrepasar una dosis total de 40 mg diarios, excepto si así lo considerase pertinente el médico.

3. Analgésicos - antiinflamatorios (por ejemplo, ácido acetil salicílico) a dosis habituales.

  Tratamiento médico

    Como tratamiento médico más específico, en centro hospitalario, suelen requerirse las siguientes medidas:

a) Control de las convulsiones con diazepan.
b) Administración de gluconato cálcico.
c) Administración de anestésicos locales o regionales para aliviar el dolor.
d) No se administrarán analgésicos derivados de la morfina, puesto que pueden interreaccionar con el tóxico animal.

  Prevención

a) Evitar el contacto con los escorpiones una vez localizados.

b) No meta la mano o el pie en huecos entre las rocas o debajo de piedras sin asegurarse previamente de que no hay ningún animal.

c) Si nota uno sobre sus ropas, apártelo con un periódico enrollado u otro objeto, nunca con la mano.

d) Durante la noche protéjase con un mosquitero si duerme en lugares donde abunden estos animales.

  Arañas y Tarántulas

  Hábitat

    No existen en españa arañas o tarántulas peligrosas, tratándose en la mayor parte de las ocasiones de la araña de las bodegas y la araña tejerina.

Arañas

Tarantula

    Suelen vivir en zonas no muy iluminadas y frescas, aunque no excesivamente frías. No acostumbran picar a seres humanos excepto en casos extremos o cuando se ven amenazadas.

  Síntomas

    La picadura es poco peligrosa. El dolor suele aparecer pocos momentos después de la misma, acompañándose de una reacción inflamatoria local, alrededor de una zona cianótica (de color azulado). Rara vez provocarían más síntomas, como hinchazón del miembro afectado, dolor de cabeza, náuseas o dolores articulares.

  Tratamiento

    El tratamiento debe consistir en la aplicación de frío en la zona de la picadura, corticoides y antihistamínicos de forma tópica, según la edad y la evolución del paciente, y analgésicos contra el dolor de forma tópica o vía general.

    No suele revestir serio peligro y rara vez requieren un tratamiento médico más extenso.

  Prevención

a) Evite el contacto con estos animales una vez localizados.

b) No meta la mano o el pie en huecos entre las rocas o debajo de piedras sin asegurarse previamente de que no hay ningún animal.

c) Si nota uno sobre sus ropas, apártelo con un periódico enrollado u otro objeto, nunca con la mano.

d) Durante la noche protéjase con un mosquitero si duerme en lugares donde abunden estos animales.

arriba

Miriápodos 

    Dentro del grupo de animales, a los que pertenece el conocido ciempiés, existe un único animal de verdadero interés desde el punto de vista toxicológico: la escolopendra.

    La escolopendra es un animal plano, alargado y dotado de múltiples patas a semejanza del ciempiés. En su región cefálica posee dos especies de uñas o pinzas con las que inocula el veneno.

  Hábitat

    En España abundan en lugares oscuros, abrigados y pedregosos.

    Puede tener gran actividad nocturna, descansando durante el día debajo de alguna piedra, en huecos rocosos o en zonas oscuras.

  Síntomas

    Su picadura, realizada como hemos dicho a través de las pinzas situadas en la parte final del cuerpo, provoca un gran dolor, enrojecimiento y edema de la zona de la inoculación del veneno. En ocasiones puede provocar la aparición de pequeñas vesículas cutáneas. Excepcionalmente provocaría síntomas generales, que en todo caso serían parecidos a los que produciría un pequeño escorpión.

    Ante la picadura de una escolopendra se debe inmovilizar la zona afectada y aplicar compresas frías sobre la misma. Puede utilizarse una pomada que contenga corticoides y antihistamínicos, así como analgésicos para calmar el dolor, tanto por vía tópica como por vía oral. Si los síntomas persistiesen, sería necesario acudir al médico para que éste administrase un tratamiento por vía general.

  Prevención

a) Evite el contacto.

b) No meta la mano o el pie en huecos entre las rocas o debajo de piedras sin asegurarse previamente de que no hay ningún animal.

c) Si nota uno sobre sus ropas, apártelo con un periódico enrollado u otro objeto, nunca con la mano.

d) Durante la noche protéjase con un mosquitero si duerme en lugares donde abunden estos animales.

e) No ande descalzo por la noche por el campo o jardín.

arriba

Animales marinos 

    En este apartado solamente se contemplan, entre otros, por ser mas comunes en nuestras costas, los siguientes:

        - Medusa
        - Araña de mar
        - Raya

  Medusas

    La medusa es un animal invertebrado perteneciente al orden de los celentéreos. La más frecuente implicada en las picaduras pertenece al género Physalia. Contiene en su ectodermo unas células urticantes, llamadas cnidocitos o cnidoblastos, distribuidas por la superficie corporal, las cuales poseen un conjunto de pequeñas cápsulas piriformes (llamadas nemotoristos), en cuyo interior existe un líquido tóxico.

    De aspecto gelatinoso, las medusas poseen un cuerpo en forma de campana con varias cavidades. La parte superior y más visible se denomina umbrela en cuyo borde encontramos tentáculos, y bajo ella la boca con los brazos orales que conforman el manubrio. Los tentáculos y brazos orales capturan las presas y las mueven hacia la boca.

    Además de la característica citada, tienen en común la organización general del cuerpo: la pared corporal está formada por tres capas que de fuera hacia dentro son: el ectodermo, la mesoglea y el endodermo. En el interior se encuentra una cavidad gástrica central con una sola abertura que hace la función de boca y ano y que se encuentra rodeada de una serie de tentáculos en los cuales se localizan generalmente los cnidoblastos.

  Hábitat

    Las medusas viven suspendidas en la columna de agua y forman parte del plancton gelatinoso. Aunque tienen una ligera capacidad de movimiento, son por lo general, incapaces de vencer las corrientes marinas y son arrastradas por ellas, muchas veces hasta la costa.

    Las medusas pueden llegar flotando hasta las mismas playas, y la picadura suele producirse tras el contacto con el animal, bien de forma accidental, bien al intentar cogerlo de forma voluntaria.

  Clases

    Las especies de medusas más frecuentes en las costas españolas son:

Nombre científico y común Nombre común en otros idiomas
Inglés, Francés y Alemán
Morfología Diámetro (cm) Peligrosidad
Cotylorhiza tuberculata,
Aguacuajada, medusa huevo frito o acalefo encrespado
Ingl.: Fried egg jellyfish
Fr.: Méduse ceuf au plat
Ale.: Spiegeleiqualle

Es muy característica la forma y color de la sombrilla, aplanada, marrón amarillento con cierto grado de verde en función de las algas simbiontes que viven en su interior, y con una destacada protuberancia central pardo anaranjada.
Tiene 8 brazos orales cubiertos de apéndices a modo de pequeños tentáculos con el extremo en forma de botón blanco o azulado. El perímetro de la umbrela está dividido en 16 lóbulos subdivididos a su vez en más de cien. Como el resto de rizostómidos, el borde de la umbrela no posee tentáculos.

20 - 35

Leve en los tentáculos.
La capacidad de producir urticaria es limitada, en parte debido a la escasa longitud de sus tentáculos pero sobre todo a la baja densidad de células urticantes en los mismos, y cuando esto ocurre sus efectos son muy leves no pasando de irritación de la piel y picor. A no ser que exista una reacción de tipo alérgico, no requiere atención médica en la mayoría de los casos.

Rhizostoma pulmo,
Aguamala, aguaviva o acalefo azul
Ingl.: Rhizostome jellyfish
Fr.: Rhizostome, poumon de mer
Ale.: Blumenkohlqualle

Umbrela de forma acampanada blanca azulada y orlada de numerosos lóbulos de color violeta (unos 80) y sin tentáculos marginales. Posee 8 gruesos tentáculos orales, fusionados formando un manubrio blanco azulado que en su parte media forma una especie de corona festoneada con 16 puntas, de cuyo extremo sobresalen 8 apéndices azulados terminados en maza.

90 - 100

Alta.
Aunque es irritante, el contacto con estas medusas o los fragmentos de tentáculos liberados en el agua no produce cuadros dermatológicos graves. Generalmente no deja marcas manifiestas, pero sí puede producir una intensa irritación de la piel acompañada de escozor o picor. La virulencia de la picadura depende de la superficie del cuerpo que haya entrado en contacto con la medusa.

Pelagia noctiluca,
Clavel o medusa luminiscente
Ingl.: Luminiscent jellyfish, Pink jellyfish
Fr.: Acalèphe brillante
Ale.: Feuerqualle

Umbrela semiesférica, algo aplanada con cuatro largos, festoneados y robustos tentáculos orales. En el borde de la umbrela presenta 16 lóbulos periféricos, alargados y de contorno redondeado. Presenta 16 tentáculos marginales que pueden llegar a tener desplegados, más de 20 m de longitud. Alternados con los tentáculos tienen 8 ropalias formadas por un estatocisto y un sáculo basal protector del lóbulo. Toda la superficie de la umbrela, brazos orales y tentáculos está recubierta de verrugas que corresponden a acumulaciones de cnidocistos. Tiene un color rosado rojizo que le caracteriza.

5 - 10

Alta.
Causa irritaciones y escozor a nivel de piel pudiendo incluso dejar herida abierta que se puede infectar. Debido a su abundancia y a la longitud de sus tentáculos, la superficie de piel afectada puede ser alta y con ello el efecto del veneno podría llegar a causar problemas respiratorios, cardiovasculares y dermatológicos que pueden perdurar semanas o incluso meses.

Chrysaora hysoscella,
Medusa de compases o acalefo radiado
Ingl.: Compass jellyfish
Fr.: Méduse rayonée
Ale.: Kompassqualle

Su color es blanco amarillento y posee un diseño radial característico sobre la umbrela que recuerda al dibujo de 16 compases abiertos hacia el exterior. En algunos ejemplares puede no distinguirse claramente este dibujo. Umbrela ancha bordeada por 32 lóbulos y 24 tentáculos largos y finos que pueden llegar a los 5 metros de longitud. Tiene 4 tentáculos orales fusionados en la base, con abundantes pliegues y generalmente más largos que los tentáculos de la umbrela.

hasta 30

Alta.
Sus picaduras causan picor y quemazón al principio e inmediatamente después aparición de lesiones eritematosas y edema, produciéndose verdugones que pueden tardar tiempo en desaparecer.

Aurelia aurita,
Sombrilla, medusa común o aurelia
Ingl.: Common jellyfish
Fr.: Aurélie
Ale.: Ohrenqualle

Umbrela en forma de plato; brazos de la boca festoneados y más largos que los numerosos tentáculos cortos; 8 órganos sensoriales; 4 conspícuos órganos reproductores de color púrpura violeta en forma de herradura cuando se miran desde arriba. Color transparente manchado de azul-blanco.

10 - 15 Baja
Physalia physalis,
Carabela portuguesa o Fisalia
Ingl.: Portuguese man-of-war
Fr.: Galére portugaise
Ale.: Portugiesische Galeere

Aunque su forma recuerda a una medusa en realidad se trata de un hidrozoo, formado por una colonia de pólipos de distinta especialización (defensa, alimentación y reproducción). Pertenece al orden de los sifonoforos. De su morfología externa se aprecia una parte flotante (el pneumatoforo), constituida efectivamente por un flotador relleno de gas, violáceo y transparente, con una cresta o vela en su parte superior que le facilita los desplazamientos por el viento (de ahí su nombre común); y una parte suspendida formada por multitud de finos y largos tentáculos, algunos de los cuales, los llamados dactilozoides, encargados de la captura de presas y defensa y, por tanto, cargados de nematocistos cuelgan contráctiles varios metros por debajo del agua y pueden alcanzar, extendidos, los 20 metros o mas de longitud.

30 (longitud del flotador) y 10 (ancho del flotador)

Muy alta.
El contacto con sus tentáculos puede tener consecuencias muy graves para las personas. La gran concentración de nematocistos y su potente veneno con propiedades neurotóxicas, citotóxicas y cardiotóxicas pueden llegar a producir en algunas situaciones un shock neurógeno provocado por el intensísimo dolor, con el consiguiente peligro de ahogamiento. En cualquier caso puede producir quemazón y dolor vivo, y laceraciones en la piel como consecuencia del intimo contacto con los tentáculos que se enredan y adhieren en el intento de desembarazarse de ellos.

Velella velella,
Velero
Ingl.: By-the-wind sailor
Fr.: Vélelle
Ale.: Segelqualle

Hydrozoo modificado con un disco azulado redondo u oval que encierra el flotador y contiene el esqueleto córneo equipado con una vela. Cuando está viva, la vela se encuentra cubierta de un tejido blando y surge de la superficie del agua para captar el viento y ayudar a la dispersión; un gran zooide de función nutritiva debajo del disco está rodeado por un anillo de zooides reproductores; en la periferia existe un gran anillo de zooides pescadores tentaculiformes. Esta es la forma pólipo que conforma una colonia flotante. La fase medusa es muy pequeña y tiene tan solo unos dos milímetros de tamaño.

1 - 5 Inofensiva
Aequorea forskalea,
Medusa Aequorea
Ingl.: Many-ribbed jellyfish
Fr.: Méduse transparente
Ale.: Qualle Aequorea forskalea

Umbrela aplana de color transparente. En el tercio más externo presenta numerosos canales radiales de color negro. Borde de la umbrela provisto de numerosos filamentos finos que le permiten la captura de alimento. Presenta un manubrio característico de forma triangular que facilita su identificación.
Es común en aguas del Atlántico. En el Mediterráneo aparece de forma ocasional, aunque en la actualidad su número va en aumento en aguas de Cataluña y Baleares. Suele aparecer en aguas abiertas aunque también se concentra de forma masiva en la franja más costera.
Su aparición ocasional aunque en un futuro próximo podría estar presente de forma muy abundante.

hasta 30 Inofensiva, no produce picaduras
Carybdea marsupialis,
Cubomedusa, avispón marino del Mediterráneo
Ingl.: Box Jelly

Se trata de un cubozoo, con forma cúbica con cuatro tentáculos largos. Su color es transparente azulado o blanquecino, lo cuál dificulta su localización. Una de las características más llamativas es que posee un ojo complejo que les permite reaccionar ante objetos móviles y responder a cambios en la luminosidad.
No viven en aguas superficiales si no cerca del fondo, cerca de los 20 metros.
Especie poco frecuente y difícil de ver en la costa porque no alcanza las aguas superficiales.

5 - 6 Muy Alta.
Posee cuatro tentáculos con numerosos nematocistos que pueden llegar a extenderse hasta 10 veces el tamaño de la umbrela.
Mnemiopsis leidyi,
Ctenóforo americano
Ingl.: Warty comb jelly, Sea Walnut
Ale.: Meerwalnuss

Organismos con iridiscencia y en forma de bulbo que alcanza los 10 cm de longitud. Es transparente y no posee tentáculos, siendo sustituidos por 8 hileras lineales de cilios a lo largo de la umbrela.
Se trata de una especie invasora que es originaria de las costas atlánticas de América. Su introducción se realizó en el Mar Negro donde contribuyó al colapso de numerosas pesquerías. De ahí se ha distribuido a otras zonas, entre ellas el Mar Mediterráneo. Se detectó por primera vez en el litoral español en el verano de 2009.
Frecuencia muy variable. Posee una reproducción rápida, característica de especies invasoras; llegando a producir un individuo adulto hasta 3000 huevos por día. Esto produce concentraciones de cerca de 10 kilos por metro cuadrado, lo que equivale a más de 15.000 individuos.

hasta 10 Inofensiva.


Cotylorhiza tuberculata, Aguacuajada, medusa huevo frito o acalefo encrespado


Rhizostoma pulmo, aguamala, aguaviva o acalefo azul


Pelagia noctiluca, Clavel o medusa luminiscente


Chrysaora hysoscella, Medusa de compases o acalefo radiado


Aurelia aurita, Sombrilla


Physalia physalis, fragata portuguesa, carabela portuguesa, agua mala o botella azul


Velella velella, Velero


Mnemiopsis leidyi, Ctenóforo americano

  Síntomas

    La picadura produce una gran sensación de dolor y picor (prurito), seguida de una inflamación de la zona afectada, con enrojecimiento e hinchazón del lugar en el que se produjo. Posteriormente pueden aparecer vesículas similares a las producidas por una quemadura. La distribución del veneno por todo el organismo puede conducir a una sensación de opresión torácica, calambres musculares e incluso dificultad respiratoria. Aparece con cierta frecuencia un cuadro con angustia, agitación, pérdida de apetito, conjuntivitis y en ocasiones dolor de cabeza.

    De manera más rara y en personas especialmente sensibles a estas picaduras, como lactantes, ancianos o pacientes con graves enfermedades generales, la sintomatología pudiera ser de mayor gravedad, y cursar con una depresión importante del sistema nervioso central, convulsiones y algún otro síntoma de importancia.

  Tratamiento

    Cuando se produzca la picadura del animal, se inmovilizará la zona afectada, aplicando además compresas frías, aunque antiguamente en los tratamientos se recomendaban compresas calientes. Se recomienda el uso de guantes para retirar, de la piel lesionada, los restos visibles de la medusa con ayuda de pinzas, nunca con los dedos, y lavar la zona lesionada con agua salada o suero fisiológico a chorro, nunca con agua dulce. Se administrará una pomada antiinflamatoria que contenga corticoides y antihistamínicos. Pueden ser útiles los analgésicos, que aunque mitigan el dolor, no mejoran el cuadro clínico. Deberá acudirse con rapidez al centro médico más próximo para que evalúen la gravedad de la sintomatología.

  Prevención

a) Deberá vigilarse la aparición de este tipo de animales en playas o lugares donde habitualmente se realicen inmersiones o simples baños.

b) Nunca deberá tocarse ni cogerse con las manos uno de estos animales si no se llevan los guantes protectores adecuados.

c) Limítase a observarlo desde lejos, puede resultar un animal curioso, pero hay que recordar que su picadura puede ser peligrosa.

  Araña de mar

    La araña de mar o dragón marino es un pez conocido como tóxico desde la antigüedad. Hay varias especies del mismo, pero quizás las más importantes de la familia sea la Tranchinus draco y la Tranchinus vipera. Posee glándulas cutáneas venenosas cuyas secreciones son transmitidas por espinas de 10 a 30 mm. de longitud, situadas en las aletas dorsales y en las operculares.

  Hábitat

    El hábitat de este pez suele ser rocoso, encontrándose con frecuencia en pozas y balsas de agua marina situadas entre las rocas o en acantilados. Sin embargo, también puede encontrarse en mar abierto y con alguna frecuencia se han producido picaduras al ser pisado por encontrarse enterrado en la arena.

  Síntomas

    Su picadura da lugar a un cuadro local con un dolor fortísimo, prurito y necrosis local de la piel en la zona de la picadura. Existe siempre el grave peligro de una sobreinfección de la herida que complique el cuadro clínico, porque además de la necrosis local las picaduras pueden ser algo anfractuosas y relativamente profundas. Los síntomas generales se caracterizan por dolor en el miembro o zona afectados, cierta sensación de opresión o dificultad respiratoria y cianosis (color azulado de la piel). Rara vez pueden aparecer trastornos del ritmo cardíaco, vértigos o depresión del sistema nervioso central.

  Tratamiento

    Una vez que se haya producido la picadura, se inmovilizará el miembro afectado, y se aplicará sobre la zona de la picadura compresas de agua caliente o se sumergirá el miembro en agua caliente tanto como pueda resistirse. La toxina puede destruirse por la acción del calor. Se aplicará asimismo un antiséptico tópico. Como medidas de urgencia, se recomienda la administración de profilaxis antitetánico, analgésicos para calmar el dolor y antiinflamatorios. Bajo control médico, puede requerirse tratamiento general dependiente de la sintomatología presentada.

  Prevención

a) Es de tener en cuenta el cuidado pertinente que es necesario tomar.

b) No toque nunca este pez ni intente atraparlo.

c) Si lo ha pescado, manipúlelo con sumo cuidado, evitando tocar las espinas, pues aún después de muerto puede resultar peligroso.

d) No ande descalzo entre las rocas situadas a la orilla del mar o en la playa.

  Raya

    Las rayas pertenecen al género de los seláceos. Son animales planos y con una larga cola, que posee un aguijón por el cual inocula el veneno.

  Hábitat

    Suele vivir en zonas arenosas y es frecuente que permanezca inmóvil sobre el fondo, produciéndose la picadura al ser pisada por el ser humano. También es una buena nadadora, aunque en esta ocasión puede ser excepcionales las picaduras.

  Síntomas

    La penetración en la piel del aguijón produce un intenso dolor local, inflamación, decoloración de los tejidos circundantes y en ocasiones edema hemorrágico en la zona de la picadura. En determinadas circunstancias puede seguirse de la formación de una escara que al desprenderse produce una pérdida de los tejidos afectados, linfagitis y adenopatías próximas a la zona de la picadura. La sintomatología general suele consistir en náuseas, vómitos, dolor abdominal, vértigo, cefalea, debilidad, calambres musculares, sudoración y caída de la presión arterial. Puede ser frecuente la infección de la herida.

  Tratamiento

    Limpiar cuidadosamente la herida, utilizando un antiséptico local y retirando la púa si es que está quedó clavada. Sumergir la zona de la picadura en agua caliente durante 30 a 60 minutos. De urgencia puede instaurarse un tratamiento con analgésicos, antiinflamatorios y profilaxis antitetánica. Suele ser de gran utilidad la aplicación de antibióticos tópicos sobre la zona de la picadura. En ocasiones requiere un desbridamiento quirúrgico de la herida y cierre de la misma.

  Prevención

a) En el caso de descubrirse uno de estos animales, aléjese del lugar.

b) No manipule sin necesidad el pez, ni aun después de muerto.

c) Si hace submarinismo, no considere inofensivos a estos animales y no los excite sin necesidad.



Cuadro resumen de síntomas y conducta a seguir 

  Síntomas Conducta a seguir
Avejas y avispas - Enrojecimiento
- Edema
- Dolor
-Sensación de quemazón
- Retirar el agujón
- Antihistamínicos
- Corticoides
- Paños fríos sobre la zona
Medusas - Dolor intenso
- Inflamación local
- Opresión torácica
- Espasmos musculares
- Dolor de cabeza y vomitos
- Antihistamínicos
- Corticoides
- Trasladar a centro sanitario
Araña de mar - Dolor
- Destrucción del tejido superficial
- Alteración cardiaca
- Alteración respiratoria
- Convulsiones
- Calentar la zona afectada
- Antihistamínicos
- Corticoides
- Trasladar a centro sanitario
Serpientes - Síncope inicial
- Tumefacción
- Dolor intenso
- Náuseas, vómitos
- Fiebre
- Insuficiencia respiratoria
- Colapso
- Aplicación de un torniquete por encima de la mordedura (aflojar 90º cada 15')
- Inyectar antiveneno específico
- Trasladar a centro sanitario
Arañas - Dolor y edema
- Ulceración
- Dolores musculares
- Espasmos viscerales
- Hipersecreción salival
- Pérdida de conciencia
- Colapso
- Aplicar paños húmedos estériles
- Antihistamínicos y corticoides
- Trasladar a centro sanitario
Escorpiones - Dolor vivo
- Enrojecimiento
- Edema
- Temblores
- Vértigo
- Alteraciones respiratorias
- Aumento o disminución de la temperatura
- Torniquete por encima de la zona.
- Paños frios estériles
- Trasladar a centro sanitario

arriba

  Red Radio de Emergencia - R E M E R -

DGPCE